La terapia subdérmica (vacumterapia) es una técnica no invasiva y consiste en un  masaje aspirativo que produce un drenaje del tejido graso a la vez que estimula la microcirculación y las fibras elásticas de la piel.

La técnica se lleva a cabo mediante unos equipos que disponen de un motor generador de la presión de aire negativo y dos rodillos que ejercen un masaje aspirativo controlado.

La intensidad de aspiración se regula según la zona corporal y del paciente a tratar.

Es un tratamiento que permite reducir la grasa localizada y  mejora la apariencia de la piel.

Se utiliza para el tratamiento de la celulitis, flacidez cutánea y obesidad.

La Dra. Nelly Cartró realiza este tratamiento, generalmente combinado con otros  como la mesoterapia para potenciar sus resultados, en el centro “Erbalaser & Dra. Nelly Cartró” en el Maresme.

Detalles del tratamiento:
  • Duración de la sesión: 30-60 min
  • Número de sesiones: 2 sesiones/semana
  • Anestesia: no
  • Zonas a tratar: muslos, cara interna de piernas y cara interna de brazos.
  • Reposo: no

La presión negativa permite mejorar el drenaje linfático y conseguir un buen resultado en el tratamiento anticelulítico reduciendo los tractos fibrosos típicos de las celulitis fibrosadas,  mejora la cicatrización mediante la movilización de los tejidos y mejora la oxigenación y regeneración cutánea.

A nivel superficial, mejora la elasticidad cutánea y produce un efecto de exfoliación volviendo la piel más suave.

Tratamiento no quirúrgico:

El tratamiento se realiza en la consulta. Una vez limpia la piel de la zona a tratar, ésta se cubre con una malla especifica, para protegerla de  la presión de succión y de los rodillos. La intensidad depende de la zona a tratar, del grosor de los tejidos  y de la sensibilidad del paciente para que no sea dolorosa.

Después de cada sesión, se produce un efecto diurético gracias al drenaje que realiza la terapia subdérmica.

El número de sesiones es variable. Se consideran entre 6 y 12 sesiones.

Los mejores resultados se obtienen cuando la terapia subdérmica se aplica de forma combinada, con la mesoterapia y la carboxiterapia.

Se puede realizar la terapia subdémica antes de una liposucción ya  que ayuda a reblandecer la capa fibrosa de la hipodermis y facilita el paso de la cánula. En el postoperatorio, ayuda a reabsorber los hematomas y ha conseguir una piel más uniforme y con menos fibrosis.

Con este tratamiento se consigue mejorar la celulitis compacta y celulitis edematosa, la piel de naranja, se reduce el  volumen corporal  y se observa un aumento de la elastina mejorando así el aspecto de la piel y de la silueta.