La Radiofrecuencia, también  conocida como diatermia, consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas  sobre la piel que provoca un calentamiento controlado de las diferentes capas de la dermis, sin afectar la capa más superficial de la piel (epidermis)

El aumento de temperatura subdérmica tiene múltiples efectos. A nivel corporal activa la microcirculación, favorece el drenaje linfático y la eliminación de toxinas, ayuda a disolver los depósitos grasos localizados y mejora la calidad de la piel incrementando la síntesis de colágeno y elastina y reduciendo la flacidez cutánea.

La radiofrecuencia también actúa como analgésico en dolencias musculares, hematomas y edemas pudiéndose utilizar tras tratamientos quirúrgicos como la liposucción y el aumento de mamas con prótesis de silicona.

En “Erbalaser & Dra. Nelly Cartró” en Alella, realizamos tratamientos de radiofrecuencia tanto a nivel facial como corporal para conseguir reafirmar la piel y reducir el volumen corporal.

Detalles del tratamiento:

  • Duración de la sesión: 30-60 min
  • Número de sesiones: 1 sesión/1-2 semanas
  • Anestesia: no
  • Zonas a tratar: facial y corporal.
  • Reposo:  no

Los resultados se aprecian desde la primera sesión (efecto inmediato o flash)  y son más evidente, a largo plazo  (efecto progresivo) debido en parte a la síntesis de colágeno y elastina.

Es un tratamiento selectivo que nos permite tratar partes concretas del cuerpo como aquellas zonas con exceso de grasa para reducir su volumen, o zonas con flacidez para reafirmarlas.

Tratamiento no quirúrgico:

El tratamiento se realiza en la consulta. Es un tratamiento no invasivo e indoloro por lo que no precisa anestesia local. Es importante, como en todo tratamiento, realizar una historia clínica completa.

Tras la limpieza y desinfección de la piel, aplicamos un gel conductor para favorecer la penetración de las ondas electromagnéticas. El paciente puede sentir una leve sensación de calor. El calentamiento de la epidermis es desde dentro, y no desde fuera.  La duración del tratamiento es de 30 a 60 minutos.

Posteriormente limpiamos la zona tratada y aplicamos un tratamiento tópico específico según la piel del paciente y recomendamos no aplicar frío local durante las siguientes horas.

El paciente puede incorporarse a su actividad cotidiana ya que el tratamiento no produce inflamación ni daño cutáneo.

La radiofrecuencia es un tratamiento no quirúrgico de lipoescultura ya que remodela la figura mediante la eliminación de los acúmulos localizados de grasa, la celulitis y la reducción de la flacidez cutánea.

La radiofrecuencia está contraindicada en personas con implantes electrónicos como los marcapasos, mujeres embarazadas o en época de lactancia, en zonas de piel lesionadas y en personas con una neoplasia activa.

Para potenciar el resultado de la radiofrecuencia corporal  recomendamos combinar este tratamiento con otros como la presoterapia y tratamientos de remodelación corporal, una buena dieta y ejercicio físico.

El número de sesiones varian en función de la edad y el estado de la piel, recomendando un mínimo de 8 sesiones y,  si deseamos mantener el resultado tras el primer año, recomendamos una sesión de repaso cada 1 ó 2 meses, según el caso.