La Radiofrecuencia, también  conocida como diatermia, consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas  sobre la piel que provoca un calentamiento controlado de las diferentes capas de la dermis, sin afectar la capa más superficial de la piel (epidermis)

El aumento de la temperatura subdérmica tiene múltiples efectos como la activación celular, el aumento de la oxigenación de los tejidos mejorando el flujo sanguíneo y un incremento de la síntesis de colágeno y de elastina .

A nivel facial, conseguiremos una piel más tersa, fresca y luminosa, un óvalo de la cara más redefinido, levantando los pómulos y mejorando el surco nasogeniano  y las arrugas más superficiales. El propósito es conseguir la revitalización de la piel de una forma natural,  a través de una estimulación del propio colágeno.

Es uno de los tratamientos no invasivos, más eficaz, para evitar y revertir el proceso de envejecimiento sub-cutáneo, producido por la edad, stress, tipo de vida o factores externos.

En “Erbalaser & Dra. Nelly Cartró” en Alella, realizamos tratamientos de radiofrecuencia tanto a nivel facial como corporal para conseguir mejorar la calidad de la piel.

Detalles del tratamiento:
  • Duración de la sesión: 30-45 min
  • Número de sesiones: 1 sesión/1-2 semanas
  • Anestesia: no
  • Zonas a tratar: facial y corporal.
  • Reposo:  no

Los resultados se aprecian desde la primera sesión , resultando más evidente, a partir de la tercera sesión. La radiofrecuencia permite rejuvenecer y revitalizar la piel de nuestra cara.

Tratamiento no quirúrgico:

El tratamiento se realiza en la consulta. Es un tratamiento no invasivo e indoloro por lo que no precisa anestesia local. Es importante, como en todo tratamiento, realizar una historia clínica completa.

Tras la limpieza y desinfección de la piel, aplicamos un gel conductor para favorecer la penetración de las ondas electromagnéticas. El paciente puede sentir una leve sensación de calor. La duración del tratamiento es de 30 a 45 minutos.

Posteriormente limpiamos la zona tratada y aplicamos un tratamiento tópico específico según la piel del paciente y recomendamos no aplicar frío local durante las siguientes horas.

La radiofrecuencia está contraindicada en personas con implantes electrónicos como los marcapasos, mujeres embarazadas o en época de lactancia, en zonas de piel lesionadas y en personas con una neoplasia activa.

Para potenciar el resultado de la radiofrecuencia, recomendamos combinar este tratamiento con la mesoterapia facial con PRP, peelings superficiales y un protocolo de higiene facial para conseguir una mejor hidratación de la piel.

El número de sesiones varian en función de la edad y el estado de la piel, recomendando un mínimo de 3 sesiones.