La presoterapia es un método fisioterapeútico, no invasivo, de amplio uso, indicado para el tratamiento de los edemes venosos y linfáticos. Con esta técnica se realiza un masaje circulatorio de las extremidades inferiores o superiores, consiguiendo una activación de la circulación de retorno, y por tanto, una mejoría de aquellos fenómenos vasculares asociados a la retención de líquido.

La presoterapia puede combinarse con otros tratamientos como la mesoterapia corporal. Recomendamos un control dietético en caso necesario y realizar ejercicio físico de forma regular, para conseguir un mejor resultado.

Si tiene problemas de retención de líquidos o celulitis, en la consulta “Erbalaser & Dra. Nelly Cartró” ubicada en Alella, le podrán asesorar sobre qué tratamientos realizar.

Detalles del tratamiento:
  • Duración de la sesión: 30-60 min
  • Número de sesiones: 1-2 sesiones/semana
  • Anestesia: no
  • Zonas a tratar: extremidades superiores e inferiores.
  • Reposo: no

La presoterapia estimula el sistema linfático provocando su drenaje y eliminando de esta manera líquidos, toxinas y grasas acumuladas en el organismo. Por su eficacia también se recomienda en tratamientos postoperatorios que se acompañan de retención de líquidos como la liposucción. Además mejora el tono muscular  y ayuda a recuperar la elasticidad de la piel.

Tratamiento no quirúrgico:

El tratamiento se realiza en la consulta. Es una técnica muy sencilla de realizar, no es dolorosa, es eficaz y saludable.  Durante la sesión, se utiliza un traje neumático con un determinado número de cámaras. El equipo va ejerciendo compresiones y descompresiones de forma ascendente, desde el pie hasta la cadera y de las muñecas a los hombros. La presión de aire se aplica de forma controlada según el paciente y la parte del cuerpo que se va a tratar.

La presoterapia  permite corregir la retención de líquidos y consigue eliminar la sensación de piernas cansadas mejorando la circulación sanguínea.

Combinamos este tratamiento con otros  para ayudar a  reducir la grasa localizada.

Los resultados son inmediatos ofreciendo una sensación de alivio y descanso después de cada sesión.

Aunque es una técnica sencilla y no invasiva, no se recomienda en pacientes con trombosis venosa profunda, problemas cardíacos graves y portadores de marcapasos, cuando presenta una infección o herida en la zona a tratar y durante el embarazo.