La micropigmentación o maquillaje permanente es considerada una técnica dentro del campo de la estética que consiste en la introducción de pigmentos hipoalergénicos mediante una aguja en la piel. El fin de esta especialidad es conseguir la armonía de una imagen personal obteniendo un resultado elegante, fresco y natural.

El tratamiento es indoloro, pudiéndose utilizar una crema calmante si el paciente la precisara.

En la primera sesión se dibuja un esbozo sobre el resultado final. El diseño, a no ser que el paciente indique lo contrario, será discreto y lo más natural posible para favorecer un aspecto que no evidencie el retoque.

Para concluir la sesión y acabar de definir los rasgos corporales y fisonómicos del cliente, en la fase del repaso final podría fijarse un tono más oscuro o concretar una línea más gruesa según gusto o estilo personal.

El proceso de cicatrización tiene una duración aproximada de siete días, en las primeras horas después del tratamiento podrá experimentarse una leve inflamación en la zona. Los primeros días se produce una intensidad de color, con el paso de las semanas éste se reduce y la piel genera una ligera costra que caerá sola. Este hecho evidenciará la reparación total de la piel. Al cabo de un mes, se acordará una última cita para hacer un retoque si se precisara, o bien confirmar que el resultado final ha sido el esperado.

Labios:

Esta técnica ayuda a definir el contorno de los labios, ampliar o reducir ligeramente sus dimensiones, corregir asimetrías como en el caso de labios leporinos y, en definitiva, crear un efecto óptico más atractivo y voluminoso gracias al diseño.

Entre las correcciones más comunes podemos destacar: dar volumen al labio mediante la concreción y minuciosidad del contorno, favorecer un efecto lifting elevando ligeramente las comisuras, o redefinir el arco de cupido para rejuvenecerlo.

Cejas:

Las cejas son el marco expresivo de la cara. Desafortunadamente múltiples personas pierden una gran cantidad de pelo en las cejas a causa de un exceso de depilaciones o por haberse sometido a determinados tratamientos médicos como por ejemplo la quimioterapia. El pelo de la ceja es difícil de ser recuperado así que la mejor opción en estos casos es darle unos pequeños retoques para conseguir levantarlas o repoblarlas realizando la micropigmentación con la técnica pelo a pelo.

Ojos:

El deliniado o tatuaje permanente de ojos es una técnica que consiste en la pigmentación del eyeliner superior, inferior o ambos.

Gracias al diseño del eyeliner corregiremos los ojos caídos, los rejuveneceremos dándole luminosidad, alegría y vitalidad al rostro.

Para resaltar la intensidad de la mirada muchas mujeres que han sido sometidas a tratamientos oncológicos como la quimioterapia, pueden haber perdido las pestañas y lo que la micropigmentación proporcionará es frescura creando así un efecto más expresivo de estos.

Micropigmentación reconstructiva y oncológica: Areolas y cicatrices

Utilizando tonos adaptados a la piel y técnicas de micropigmentación adecuadas, se consigue crear efectos cromáticos necesarios para aportar la solución más cercana a la realidad en los casos siguientes:

  • Reconstrucción y coloración de las cicatrices periareolares después de una cirugía de aumento o reducción de mama.
  • Construcción completa de areolas inexistentes o reconstrucción de ellas después de intervenciones como mastectomía o cáncer de mama.
  • Camuflaje de cicatrices
  • Corrección de errores de micropigmentación
  • Densificación capilar
  • Algunas vitíligos
  • Tratamiento correctivo