Ciertas lesiones, arrugas y depresiones de la piel pueden corregirse con el relleno de la propia grasa del paciente. Este tratamiento también es útil, a nivel corporal, para aumentar el volumen de los  pechos y del glúteo.

El lipofilling puede realizarse en combinación con otros tratamientos como las prótesis de mama.

La grasa utilizada durante el lipofilling se obtiene de otra parte del cuerpo mediante una liposucción. Posteriormente se lava y filtra con unos dispositivos especiales y se infiltra en las zonas deseadas sin dejar cicatriz.

La Dra. Nelly Cartró es especialista en este  tratamiento novedoso y estará encantada de realizar una primera valoración en su consulta, en Barcelona y Alella (Maresme)

 Detalles del tratamiento
  • Duración intervención: 1-3 h
  • Anestesia: local o general
  • Régimen ambulatorio – Hospitalización: 1 noche
  • Reposo: 1-7 días
  • Actividad física: a partir del mes.

La duración del tratamiento y la recuperación depende de la cantidad de grasa que infiltramos. Para un relleno de una zona pequeña como puede ser la región de los pómulos,  el tratamiento se realiza con anestesia local, de forma ambulatoria y no es necesario hacer reposo. Cuando el área a tratar es mayor, se recomienda realizar el tratamiento con anestesia general y con ingreso de una noche.

1ª Visita y preoperatorio

La primera visita, como en otros procedimientos, es fundamental. Cuando queremos utilizar la propia grasa para rellenar una zona del cuerpo, hay que valorar cuales van a ser las áreas donantes más apropiadas, la calidad de la piel y que volumen de grasa podemos obtener.  También si será necesario realizar más de una sesión o combinarlo con otros tratamientos para conseguir un mejor resultado estético.

Recomendamos realizar una analítica de sangre, un electrocardiograma y una visita con el equipo de anestesia antes de la intervención.

La intervención

El lipofilling se realiza en quirófano y según las zonas a tratar, utilizamos anestesia local o general. A través de pequeñas incisiones en la piel, de unos 3 mm, obtenemos la grasa de una o varias zonas del cuerpo mediante una liposucción. La grasa va a unos dispositivos donde se lava y se filtra para poder obtener un injerto graso puro y de buena calidad. Posteriormente, esta grasa se utiliza para rellenar otras partes del cuerpo mediante incisiones igual de pequeñas que las otras.

Cuando el relleno es muy localizado, el paciente puede marchar a casa una vez finalizado el tratamiento.

Postoperatorio

Durante los días posteriores a la operación, deberá utilizar una faja compresiva solo en las zonas tratadas con liposucción. Recomendamos seguir un tratamiento con analgésicos y antiinflamatorios durante los primeros días para controlar las molestias. La incorporación a la actividad cotidiana puede variar de 1 a 7 días en función de las zonas tratadas. Hay que evitar realizar esfuerzos físicos importantes durante el primer mes y proteger las zonas tratadas de la exposición solar para evitar la aparición de manchas en la piel.

Posibles complicaciones

El lipofilling o relleno graso es un tratamiento sencillo pero es importante realizarlo en las mejores condiciones posibles para evitar infecciones y que la grasa que hemos utilizado se reabsorba y se pierda. Una parte de la grasa puede ser reabsorbida y pueden aparecer quistes benignos en las zonas tratadas. El uso de dispositivos especiales para preparar la grasa antes de infiltrarla, minimizan estos riesgos.

Si se realizan liposucciones en zonas con flacidez cutánea, tras el tratamiento, la calidad de la piel puede empeorar con lo que puede ser necesario realizar otros tratamientos en estas zonas.

Los resultados son visibles ya en los primeros días, naturales  y son permanente en el tiempo. Al tratarse de grasa del propio paciente, no existe rechazo.

Para el aumento de mamas y glúteos, conseguimos mejorar el contorno corporal pues reducimos el acúmulo de grasa en los sitios que menos nos gustan y aumentamos el volumen en  las zonas deseadas.