El plasma rico en plaquetas es un tratamiento mínimamente invasivo utilizado en diferentes especialidades médicas como traumatología, cirugía general, cirugía plástica, gracias a su capacidad de regenerar tejidos lesionados.

En cirugía plástica está recomendado para realizar mesoterapia, tratamiento de arrugas finas y tratamiento de la alopecia (asociado o no al injerto capilar). También se utiliza junto con el relleno graso para mejorar el resultado.

El plasma rico en plaquetas libera factores de crecimiento que estimulan los fibroblastos aumentando la síntesis de colágeno (tipo I, III y IV) y todos los componentes de la matriz extracelular y estimula la angiogénesis (aparición de nuevos vasos sanguíneos) consiguiendo una regeneración de la piel.

 Detalles del tratamiento
  • Duración sesión: 30 min
  • Número de sesiones: 4 sesiones/anuales
  • Anestesia:  anestesia tópica
  • Zonas a tratar: cuero cabelludo, facial (flacidez cutánea), corporal (estrías)
  • Reposo: No
Tratamiento no quirúrgico

El tratamiento se realiza  en la misma consulta.  Para obtener el plasma rico en plaquetas, extraemos una muestra de sangre como cuando realizamos un análisis de sangre y con una centrifugadora específica para este tratamiento, vamos a conseguir separar el plasma del resto de componentes de la sangre utilizando un circuito cerrado.  Este plasma lo vamos a inyectar en la piel mediante una aguja de mesoterapia (pequeño calibre), prácticamente indolora. Cuando tratamos zonas más sensibles, para reducir la molestia, previamente aplicamos una crema anestésica.

Indicaciones médicas

No es necesario realizar reposo tras el tratamiento pero sí es recomendable la protección solar para evitar la aparición de manchas en la piel, frío local en caso de inflamación y no lavar el área tratada en las 4 horas siguientes al tratamiento.

Aunque los resultados son visibles desde la primera sesión, suele ser necesario realizar 3 sesiones separadas por un mes y otra a los 6 meses  de mantenimiento.

Podemos combinar este tratamiento con otros como la radiofrecuencia o la luz pulsada para mejorar el aspecto de la piel.