CIRUGÍA PLÁSTICA Y ESTÉTICA EN BARCELONA Y MARESME

tratamientos

La mastopexia o lifting de mamas es un procedimiento quirúrgico que eleva y mejora la forma de las mamas caídas.

La ptosis mamaria (caída de las mamas) es un fenómeno que puede darse tras embarazos, lactancia, cambios importantes de peso, por el efecto de la gravedad, por la pérdida de elasticidad de la piel con los años,... la mama pierde su forma y cae. 

En los casos en que la mama, además de caída esté vacía, podemos mejorar su volumen colocando una prótesis. A través de la mastopexia recolocamos el pecho caído y podemos reducir también el tamaño de la areola cuando ésta sea muy grande.

La Dra. Nelly Cartró, especialista en cirugía plástica de pecho, con consultas en Barcelona y Maresme (Alella), te explicará la técnica quirúrgica más adecuada para la elevación de tus pechos y cómo conseguir que luzcan un aspecto bonito, firme y natural.

 

Mastopexia mediante incisión periareolarElevación de mama, incisión pariareolar

Mastopexia mediante incisión verticalElevación de mama, via vertical

Mastopexia mediante incisiones en T invertidaElevación de mama en T invertida

 

Mastopexia | Elevación de pechos

dona

Duración intervención: 2-3 horas

Anestesia: general

Hospitalización: 1 noche

Reposo: 3-7 días

Actividades físicas: A partir del mes

La mastopexia es una intervención de cirugía estética cuyo objetivo es la remodelación y elevación del pecho, recolocándolo en su sitio. Si además de caído, el pecho está vacío, para conseguir un volumen adecuado, puede ser necesario utilizar prótesis mamarias. El tamaño de las prótesis ha de ser el adecuado a cada cuerpo y a la calidad de la piel de cada paciente.

Como cualquier intervención quirúrgica, la mastopexia dejará unas pequeñas cicatrices, inicialmente más visibles, que se irán disimulado con el paso del tiempo. La cicatrización y una mayor o menor visibilidad de la marca, dependen de cada paciente, de su edad y de factores ligados a sus hábitos como, por ejemplo, que fume o no fume.

La localización de la cicatriz dependerá de la técnica utilizada para la cirugía (usar como referencia las imágenes de más arriba):

Incisión periareolar: se realiza alrededor de la areola. En este caso la cicatriz queda disimulada por la diferencia de color y textura entre la areola y la zona clara del pecho.

Incisión vertical: se realiza alrededor de la areola y también en vertical desde la areola hacia el surco submamario. La cicatriz alrededor de la areola queda disimulada, como hemos visto antes, por el cambio de color y textura, mientras que la incisión vertical se irá ocultando con el paso del tiempo.

Incisión en T invertida: se realiza una incisión periareolar, una en vertical y una en el surco submamario. En este caso, se produce también una pequeña cicatriz por debajo de la mama, prácticamente imperceptible por su localización.  

Los resultados de la mastopexia, aunque duraderos, no son permanentes. El pecho puede volver a caer pues la calidad de la piel no se puede cambiar (piel flácida, estrías,...) y debido a factores como nuevos embarazos, variaciones de peso, edad, calidad de la piel,...

Es importante seguir las recomendaciones de tu cirujano tras la intervención para que los resultados sean más duraderos y para que esta caída sea lenta, manteniendo un buen resultado estético a largo plazo.

1a VISITA / PREOPERATORIO

Durante la primera consulta, el cirujano plástico evaluará el tamaño y la forma de las mamas, la firmeza de la piel y su estado general de salud. Es importante realizar una exploración de mamas y una ecografía mamaria o mamografía, en función de la edad de la paciente, los antecedentes de patología mamaria, y el volumen de las mamas. En función de cómo están las mamas y del resultado que se busca, se utilizará una u otra técnica quirúrgica, con más o menos cicatriz. Es muy importante aclarar y valorar las expectativas de la paciente y entender muy bien los riesgos y limitaciones de cada procedimiento.

INTERVENCIÓN

La mastopexia se realiza en un quirófano, bajo anestesia general,  y puede ser necesario el ingreso hospitalario,  tras un preoperatorio completándose el alta al día siguiente.

Tiene una duración de entre 1,5 y 3,5 horas. Hay diferentes técnicas quirúrgicas que pueden dejar diferentes cicatrices: alrededor de la areola, alrededor de la areola y otra vertical, alrededor de la areola, vertical y en el surco submamario. Se utiliza una u otra en función de la cantidad de piel que se va a quitar y el volumen y caída de la mama. A través de éstas, se colocará el pezón y la areola en su nueva posición más elevada y se remodelará el resto de la mama. Puede ser necesario colocar una prótesis debajo del tejido mamario o del músculo pectoral en mamas con poco volumen. Después de la cirugía se coloca un vendaje y en algunas ocasiones un drenaje.

POSTOPERATORIO

Tras la cirugía de mamas es recomendable reposo durante 1 semana. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación aunque las mamas pueden doler un par de semanas. El vendaje o los apósitos serán retirados en unos días, siendo sustituidos por un sujetador ortopédico, que deberá llevar durante 1 mes. La sensibilidad de los pezones puede estar modificada generalmente de forma temporal, aunque en determinados casos, estos cambios pueden ser permanentes.

Los puntos se retiran entre los 7 y 14 días momento en que las heridas suelen estar secas. Al principio las cicatrices estarán rosadas pero a poco a poco, irán mejorando. Por ello es importante evitar la exposición solar directamente sobre el pecho, hasta que las cicatrices estén blancas y poco visibles.

Tras la mastopexia podrá volver al trabajo en pocos días , dependiendo de la actividad que realice, aunque no se recomienda durante el primer mes realizar ejercicio físico.

Los controles ecográficos o mamográficos apropiados para cada mujer según su edad pueden seguir realizándose.

POSIBLES COMPLICACIONES

La mastopexia es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados como:

  Hematoma, que es el acúmulo de sangre en la zona operada  y que puede requerir, en algunas ocasiones, una nueva intervención. 

  Cicatriz inestética, más frecuente en fumadores. Es importante realizar un seguimiento durante un año para realizar un tratamiento adecuado de dichas cicatrices y conseguir así que el resultado estético sea el mejor posible.

  Cambios en la sensibilidad del pezón que puede ser temporal o permanente,  y según la técnica quirúrgica, puede verse afectada la capacidad de lactar. La lesión parcial o total de la areola o pezón es muy poco frecuente.

  Otras complicaciones pueden estar relacionadas  con enfermedades de base que tenga la paciente y con el grado de reducción que sea necesario realizar. Junto con el consentimiento de la intervención, se le dará información sobre riegos “personalizados” que pueda tener.